Cincinato: Un Ejemplo de Valentía y Liderazgo (Como Ser Un Líder)

Cincinato-Un-Ejemplo-de-Valentia-y-Liderazgo-Como-Ser-Un-Lider

» Haz Click Aquí para VER EL VIDEO…

Hoy te traemos para ti, un ejemplo de liderazgo…

En esta ocasión te hablaremos sobre un personaje que ha sido tomado como un modelo a seguir. Un digno representante de la valentía, la justicia y la templanza que todo ser humano debe ejercer en cualquier ámbito social para convertirse en un líder auténtico.

Él supo que tenía que tomar decisiones importantes con determinación, para evitar que su pueblo fuera conquistado y privado de su libertad, pero una vez cumplido su objetivo, no permitió que el poder y la codicia lo invadieran por dentro.

La integridad consiste en ser honesto contigo mismo, y reflejarlo en tus acciones, utilizando positivamente tus virtudes. Aspirando siempre a ser el dueño absoluto de las razones que te mueven internamente y manteniendo bajo control la ambición y el abuso del poder.

Mi socio Victor Pérez y yo Victor Toscano creemos que hablar en público no solo significa presentar ideas y pensamientos exaltantes de una manera elocuente. Eso no nos parece suficiente.

Para ser un Líder auténtico, debes vivir y representar íntegramente los valores y la virtudes de las que te atreves a hablar. Veamos un ejemplo de la valentía, justicia y templanza que un líder auténtico debe tener.

» Escucha el ejemplo en el video (MIN: 1:30)

“El hombre avaro está lleno de temores, y quien vive con temor será siempre un siervo.” — Horacio.

En el 458 de nuestra era. En un área cercana a la ciudad de Roma, el ejército romano y su comandante quedaron totalmente rodeados por el enemigo al tratar de defender la ciudad.

Roma estaba en medio de las guerras sociales, y afrontó grandes peligros. Porque en ese entonces Roma no era la gran urbe en la que luego se convertiría.

El senado estaba desesperado porque su soberanía estaba a punto de perderse porque los enemigos de Roma de aquella época eran las tribus de Volscos, que la acosaban desde el sur, y los ecuos, que penetraban en el territorio romano por el este.

Un par de soldados romanos escaparon y fueron a contar al senado como el ejército Romano liderado por el cónsul se encontraba cercado y bajo ataque en un área montañosa cercana a la ciudad.

El senado buscó enseguida a alguien que pudiera tomar, de manera excepcional, las riendas del gobierno. Sabían que si el ejército era derrotado, la ciudad sería tomada, subyugada y destruida rápidamente.

El senado cayó en pánico y de inmediato autorizaron el nombramiento de un dictador.

En aquellos tiempos la palabra dictador no tenía el mismo significado que tiene ahora. De hecho La dictadura en la Antigua Roma era el gobierno extraordinario que confería a una sola persona, en este caso el dictador, una autoridad suprema de poder absoluto en los momentos difíciles, especialmente en los casos de guerra.

El senado mandó avisar inmediatamente a Cincinato que se le había nombrado dictador de Roma por 6 meses porque ellos recordaban que Cincinato había hecho un trabajo excepcional como cónsul, un par de años antes. Pero al término de su mandato se retiró a vivir a su granja en las afueras de la ciudad.

De acuerdo con el relato del historiador Livy, los senadores encontraron a Cincinato sin camisa, arando las tierras de sus granja. Cuando el los vio les gritó, “¿está todo bien?” contestaron: “esperamos que todo resulte bien para ti y para tu país” y le pidieron que se pusiera su toga del senado. El llamó a su esposa Racilia, para que le trajera la toga y cuando se la puso, la delegación de senadores lo nombraron formalmente como dictador y lo llevaron a la ciudad.

La granja de Cincinato estaba lejos de la ciudad al otro lado del río Tiber, por lo que tuvieron que cruzar en un bote previamente preparado por los senadores. Los tres hijos de Cincinato y la mayoría de los integrantes del senado estaban ya esperandolo del otro lado. Inmediatamente después de descender del bote, le fueron asignados lictors, soldados para su protección personal.

A la siguiente mañana Cincinato fue al foro Romano y nomino a su Maestro de Caballeria, su segundo al mando. Lucios Tarquitius, quien era considerado uno de los más destacados soldados de toda Roma. Despues fue a la asamblea popular y proclamó una orden para que todo hombre de edad para combatir se presentarán al final del día, en El Campo de Marcial, el campo dedicado a su dios de la guerra.

Una vez armado su ejército. Cincinato los llevó a la pelea con los Aequi en la batalla de los montes Algidus. Cincinato lideró la infantería en persona, mientras Tarquitius dirigio a la caballeria. Los enemigos fueron sorprendidos por el doble ataque y muy pronto fueron derrotados. Los comandantes del ejército Aequi suplicaron por sus vidas. Y después de entregarse y rendirse con su comandante Gracchus Cloelius fueron encarcelados.

Cincinato fue recibido como héroe en Roma. Y fue apreciado por los romanos como un líder verdadero. Después de tan solo 14 días de haber sido nominado como Dictador, y haber acabado con las amenazas y la guerra contra su pueblo, Cincinato desmanteló su ejército y renuncio al resto del tiempo que le quedaba como dictador para regresar a trabajar a su granja sin esperar recompensa.

Gracias a los avances de nuestra civilización, cada vez vamos disminuyendo el horror y el sufrimiento que causan la intolerancia, la violencia y la guerra en los diferentes países que componen nuestro mundo. Pero nuestro planeta todavía necesita líderes genuinos, valientes y humildes que estén dispuestos a defender la libertad, a enforzar la tolerancia y a reducir la violencia, sin esperar más recompensa por sus nobles actos, que el respeto y el reconocimiento de sus conciudadanos.

Tu tienes la opción de actuar como un líder auténtico. Cada vez que tengas que liderar un proyecto en cualquier ámbito social, recuerda la historia de Cincinato y conviértete en un digno representante de la valentía, la justicia y la templanza. Para que así continúes cautivando, guiando e inspirando a los demás auténticamente.

Gracias a los avances de nuestra civilización, cada vez vamos disminuyendo el horror y el sufrimiento que causan la intolerancia, la violencia y la guerra en los diferentes países que componen nuestro mundo.

Pero nuestro planeta todavía necesita líderes genuinos, valientes y humildes que estén dispuestos a defender la libertad, a enforzar la tolerancia y a reducir la violencia, sin esperar más recompensa por sus nobles actos, que el respeto y el reconocimiento de sus conciudadanos.

Tu tienes la opción de actuar como un líder auténtico. Cada vez que tengas que liderar un proyecto en cualquier ámbito social, recuerda la historia de Cincinato y conviértete en un digno representante de la valentía, la justicia y la templanza. Para que así continúes cautivando, guiando e inspirando a los demás auténticamente.

“Las piedras fundamentales de un éxito balanceado son honestidad, carácter, integridad, fe, amor y lealtad.”

— Zig Ziglar

Cincinato-Un-Ejemplo-de-Valentia-y-Liderazgo-Como-Ser-Un-Lider

» Haz Click Aquí para VER EL VIDEO…

Mira el video de este tema:

suscribete boton youtube

Sobre mi 

Un apasionado en el tema de Hablar en Público y el Crecimiento Personal, que pasó de "tímido" a Conferencista Internacional en menos de dos años.

    Sígueme en:
  • facebook
  • googleplus
  • linkedin
  • pinterest
  • twitter
  • youtube

Comparte tu comentario...